Datos y salud pública: oportunidades y desafíos

| 13 febrero, 2016 | 0 Comentarios | 2.995 lecturas

La web es una fuente inagotable de datos que permite extraer información de interés en el ámbito de la salud pública. Según datos de Google, una de cada 20 búsquedas es sobre salud. Por otra parte, se han publicado una media de 75 tuits por minuto sobre el virus del Zika en la última semana, desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció una emergencia de salud pública de importancia internacional.

Los siguientes casos prácticos ilustran la utilidad de la información obtenida a través de fuentes de información no tradicionales en salud, como son los motores de búsqueda y las redes sociales.

Escuchar. Una búsqueda del término “Zika” a través de la herramienta Google Trends nos sirve para conocer la evolución del volumen de búsquedas realizadas sobre este término a lo largo del tiempo, apreciándose un importante aumento en los últimos días. Mientras que Google Search nos permite saber quién lidera los primeros resultados de búsqueda al buscar por este término, entre los que se encuentran la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la OMS y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC por sus siglas en inglés). El uso de estas herramientas permite conocer qué y cuándo las personas buscan información sobre un tema determinado, así como conocer qué y quién ofrece información sobre este tema. Situaciones parecidas ocurrieron con otros temas de salud pública como el ebola (2014) o la gripe A (2009).

GTrends-Zika

Educar. En situaciones de emergencia de salud pública, la gran cantidad de información compartida en redes sociales puede propagar rumores o difundir información falsa o contradictoria. Un estudio efectuado en África durante el brote de ébola en 2014, en el que se analizaron 564 tuits relacionados con este virus -realizados desde África-, mostró que el 55% de los tuits representaban desinformación o describían información incorrecta. En este caso, el rol de las agencias de salud pública y del gobierno fue clave para difundir información correcta y corregir la información errónea.

Empoderar. Las enfermedades transmitidas por alimentos son un grave problema de salud y los costos asociados a este tipo de enfermedades son elevados. En 2013, el Departamento de salud de Chicago puso en marcha una estrategia de vigilancia y respuesta haciendo uso de Twitter. Como resultado de esta campaña de 10 meses de duración y que incluyó el análisis de 270 tuits, 133 restaurantes fueron inspeccionados, 21 de los cuales no pasaron la inspección y 33 la pasaron de manera condicional. A pesar de las reticencias iniciales del uso de las redes sociales por parte de los inspectores y supervisores por el temor a contar con un aumento potencial de inspecciones, el entender mejor el proceso y el éxito del ejercicio hizo posible que el personal del Departamento de salud valorara la incorporación de Twitter como una herramienta para obtener información de enfermedades transmitidas por alimentos.

En definitiva, los datos obtenidos a partir de los motores de búsqueda y las redes sociales están cada vez más presentes en el ámbito de la salud pública, sirviendo de ayuda a las agencias de salud pública y a los gobiernos para: escuchar y conocer qué temas le preocupan a la ciudadanía; educar a la población en aquellos temas clave y apoyar la toma de decisiones basadas en la opinión ciudadana. Cada vez será más frecuente ver cómo las instituciones de salud pública usan estos datos para transformar o rediseñar servicios a través de la participación ciudadana en estos espacios.

Category: Gestión del conocimiento, Salud pública

Sobre el autor ()

Asesor en Gestión del conocimiento y Coordinador del Programa de sanidad digital (eSalud) de la Organización Panamericana de la Salud, oficina regional de la Organización Mundial de la Salud para las Américas (OPS/OMS) en Washington, D.C. Los textos publicados en este blog son personales y no pueden atribuirse en ningún caso a la institución a la que estoy vinculado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.