Administración, crisis y optimización de la tecnología

| 27 abril, 2010 | 2 Comentarios | 4.732 lecturas
Siglo XIX

Foto cortesía de El Bibliomata

A estas alturas del partido estamos (estoy) ya bastante cansados de hablar de crisis, de recortes y de paro. Nadie se ha escapado de esta situación sea de manera directa o indirecta.

Con respecto a la Administración, llevo mucho tiempo escuchando hablar de Innovación, de Servicios “e”, de Open Government, de Administración 2.0… La pena es que muchas de las personas que hablan con criterio y propiedad de estos interesantes conceptos no tienen -con perdón- ni puñetera idea de cómo funciona la Administración y ni mucho menos conocen su realidad. Tranquilos, yo tampoco.

Vaya por delante que no soy funcionario pero después de 11 años trabajando para distintas unidades de la Administración Pública tengo claro que el problema está dentro y debe ser desde dentro de donde salga una posible solución. Tengo más claro todavia que esto no lo cambia ni un alcalde, consejero, presidente de CC.AA, ministro, ni un presidente del Gobierno, por mucho que insistan y con indepedencia de su color político. Si desde dentro no hay voluntad de cambiar, esto no cambiará.

Tenemos una Administración basada en el modelo del siglo XIX que necesita con urgencia un claro relevo generacional -bastaría quizás con un cambio de mentalidad en muchos casos-, una reformulación de las estructuras organizativas y un replanteamiento de los procesos (TODOS).

Me sorprende que en momentos como en el que nos encontramos se hable en los medios de comunicación únicamente de recortes presupuestarios en proyectos, limitaciones en la contratación y no renovación de contratos y que no se hable de la necesidad de generar nuevos modelos productivos basados -ahora sí- en la innovación, la gestión del conocimiento y la modernización de nuestra infraestructura tecnológica.

Éste es el momento y éste es el lugar para demostrar que podemos optimizar recursos y que la tecnología, puesta a nuestro servicio y no al revés, puede ser la herramienta que lidere la modernización de procesos complejos, tardíos y rancios que hace tiempo dejaron de funcionar y que resisten a pesar del paso del tiempo.

No dispongo de ésta información (aunque considero que debería ser pública), pero me gustaría conocer cuánto gasta cada organismo de la Administración (central, local y autonómica) en tecnología. Hablamos de equipos y material informático, soluciones de telefonía internet y móvil, paquetes de ofimática, antivirus, software de todo tipo, gestores de contenidos para intranets y Webs… Y así con muchos productos que es cierto y no cabe duda que hacen posible nuestro día a día profesionalmente hablando. Más interesante todavía sería saber si alguien con poder de decisión y mando -me refiero a los y las gurús tecnológicos que tenemos todos y todas en nuestros centros- ha hecho un estudio (o simplemente se ha planteado) de viabilidad para implementar soluciones alternativas que puedan optimizar los recursos de los que disponemos. Seguro que sumando todo estaríamos hablando de varios millones de euros que serían de gran utilidad para generar empleo y mejorar la calidad de nuestros servicios.

No hablo de ser modernos, guays o estar a la última en esto de tecnología. Hablo de coherencia, de sentido común y de facilitarnos la vida (sólo un poco). Hace tiempo que dejamos de hablar de “nuevas tecnologías” para hablar sólo de “tecnología” pero eso no se está reflejando en la realidad y, una vez más, la culpa en gran parte, no busquéis más, es nuestra.

Tags: administración pública, Tecnología

Category: Tecnología

Sobre el autor ()

Asesor en Gestión del conocimiento y Coordinador del Programa de sanidad digital (eSalud) de la Organización Panamericana de la Salud, oficina regional de la Organización Mundial de la Salud para las Américas (OPS/OMS) en Washington, D.C. Los textos publicados en este blog son personales y no pueden atribuirse en ningún caso a la institución a la que estoy vinculado.

Comments (2)

Trackback URL | Comments RSS Feed

  1. Verónica Juan dice:

    Una reflexión muy adecuada, en momentos estos de crisis económica …y en cualquier momento. Me surgen dos ideas al leerla; idea primera: la Administración no ha hecho la Transición…hablo en sentido figurado, pero quiero decir que hay estructuras y procesos obsoletos, no adecuados a los tiempos que corren. Idea segunda: la informática ocupa lugar privilegiado en el olimpo de los dioses (el mismo lugar que han ocupado los médicos, por ejemplo) y nadie “osa meterle el diente”. Quiero decir que, por su utilidad, la informática está presente en todos los procedimientos..pero no se planifica; basta con que un “gurú” diga: esto se hace así o esto no se puede hacer…y tooodos hacemos la ola!!! Y, de esta forma, se acometen procesos sobre procesos, parches sobre parches,…y siempre lo mismo: cuando algo da problemas, se cambia “porque ahora este programa es mejor o bla, bla::”…sin planificación..y sin que nadie se plantee otras soluciones: se hace o se deja de hacer lo que el gurú de turno decide… Esperemos que el/la gurú tengan espíritu institucional y conocimiento de la Administración.

  2. miguel dice:

    Mas razón que un santo, que dicen en mi pueblo. Y creo que pese a no ser funcionario, tienes una visión muy completa y real de lo que ocurre.

    El problema es que el de arriba no se entera, el del medio quiere mantenerse y prefiere no mover nada, y el de abajo vive tranquilo. Y si alguien se interesa por estos temas, le tildan de friki o de iluminado o de separatista. Y punto… Lógicamente, he exagerado un poco y alguno de los citados si está interesado en innovar, cambiar o mejorar…

    Y sí, la culpa es nuestra y solo nuestra, pero es tan fácil y reconfortante echarle la culpa al de arriba…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.